La violencia en los estadios de fútbol ha llegado a niveles insospechados. Cada fin de semana en algún campo de nuestra América ocurre un hecho lamentable. Lo que antes era ir al estadio a ver jugar a tu equipo, hoy se ha convertido en violencia: hay víctimas de agresiones, cantos que incitan al odio, ataques entre barras, heridos y hasta muertos. Es tal la gravedad de lo que sucede que una organización como Cruz Roja, acostumbrada a intervenir en catástrofes naturales y epidemias se ha interesado en buscar una solución con la campaña #EstadiosAmigables