EL MOMENTO:
En México, como en un muchos países de latinoamérica, los chicos empiezan a tomar alcohol desde temprana edad y en sus propias casas. Usualmente el primer trago se lo ofrecen sus padres. Esto conlleva otros riesgos como sexo sin protección, comportamiento agresivo, abandonar la escuela. También incrementa un 16% la posibilidad de consumir otras drogas ilegales y triplica el riesgo de generar dependencia.
EL TRABAJO:
Desarrollamos una campaña que buscaba sensibilizar a la sociedad. El tema: la corresponsabilidad a través de dos vertientes, no alcohol a menores de edad y no alcohol y volante.